La mujer como objeto sexual

Nos encontramos una época en la que se lucha con fuerza por evitar las desigualdades entre sexos. Sin embargo, es difícil dar la espalda a la realidad, y a la vista está la gran cantidad de putas en Barcelona que cada noche hacen su trabajo. Pero no queremos limitar la imagen de la mujer a la de un objeto, y por eso debemos aportar datos y opiniones que relativicen ciertas actitudes y destaquen otros aspectos de la mujer en el día de hoy.

Una de las pruebas de que la educación “superior” hace a la gente más tonta, más ingenua y a menudo más ignorante sobre la vida que aquellos que nunca han asistido a la universidad es la creencia generalizada entre los bien educados de que cuando los hombres objetivan sexualmente a las mujeres significa que son misóginos, que odian a las mujeres. Por eso aquí hay una lista de ocho verdades sobre los hombres y la objetivación sexual.

¿La cosificación de la mujer es un mito?

1. Es completamente normal que los hombres heterosexuales vean a las mujeres a las que se sienten atraídas sexualmente como objetos sexuales.

2. El hecho de que tal objetivación sexual es normal y no tiene nada que ver con la misoginia se demuestra, entre otras cosas, por el hecho de que los hombres homosexuales ven como objetos sexuales a los hombres que les atraen sexualmente. Si los hombres heterosexuales son misóginos, los homosexuales odian a los hombres.

3. Una razón de esto es el poder casi único del visual para despertar sexualmente a los hombres. Los hombres se despiertan con sólo mirar un brazo, tobillo, pantorrilla, muslo, estómago, incluso sin ver la cara de la mujer. Esas piernas, pantorrillas, brazos, etc. son objetos sexuales. Es por eso que hay innumerables sitios web que los presentan. No hay nada análogo para las mujeres. Por supuesto, una mujer puede excitarse al ver a un hombre particularmente guapo y masculino. Pero no hay sitios web para que las mujeres miren las piernas de los hombres u otras partes del cuerpo masculino.

4. Todo hombre heterosexual normal que ve a una mujer como un objeto sexual también puede respetar completamente su mente, su carácter y todo lo demás que no sea sexual sobre ella. Los hombres hacen esto todo el tiempo.

5. La mayoría de las mujeres heterosexuales también ven a las mujeres sexy como objetos sexuales – y no son misóginas. Pregúntele a su esposa o novia qué es lo que más la excitaría: ver un espectáculo de striptease masculino frente a una audiencia femenina o un espectáculo de striptease femenino frente a un público masculino.

6. Afortunada es la pareja en la que el hombre puede objetivar sexualmente a su pareja. Cuanto más tiempo un marido puede al menos ocasionalmente considerar a su esposa como un objeto sexual, mejor será su matrimonio. No siempre es fácil percibir a la mujer que ves todos los días, la madre de tus hijos, como un objeto sexual.

7. Todo el propósito de la lencería y otros trajes sexuales es convertir a la mujer en un objeto sexual en los ojos de su pareja. ¿Todas las mujeres que usan lencería, bikinis, trajes de animadoras, o cualquier otra cosa que excite a su pareja – y ojalá que ellos también, se podría agregar – odian a las mujeres?

8. Si su esposo niega estas afirmaciones, le está mintiendo porque teme que usted reaccione con rabia o porque teme herir sus sentimientos. También puede estar mintiéndose a sí mismo -después de todo, él también puede haber ido a la universidad o leer artículos de opinión liberales sobre misoginia, y quiere ser un hombre “iluminado”.

admin